Juan Carlos Martínez

M. Marcos se declara pegado a una cámara más de dos tercios de su vida, desde que a los 18 años colabora con la Asociación Candilejas de León con la que colabora realizando cortometrajes con la mítica super8. Su afición por el mundo de la imagen, le lleva a trabajar profesionalmente en una productora leonesa realizando reportajes y documentales tanto institucionales, como para diferentes televisiones del mundo.

Llegó el momento de cambiar de objetivo y empieza a trabajar como fotógrafo en un periódico local, donde desempeña su labor profesional los últimos 20 años. La gran acogida de su trabajo en fotografía deportiva y reportajes de bodas, comuniones, bautizos le lleva a dedicarse a este campo de la fotografía profesional..

Siempre con una cámara colgada al cuello, Marcos retrata el mundo que le rodea tanto en sus viajes como cooperante internacional (Rumanía, Ecuador y Togo), como en aquellos que realiza por el simple hecho de conocer mundo. La mirada de los niños en países del tercer mundo es algo a lo que su cámara no puede resistir. Fiel a su polaroid, compañera de viaje que permite dejarles un recuerdo de su estancia.

Dispone de una extraña virtud, la empatía, de la que hace gala en sus sesiones fotográficas: ellos me dicen la idea que tienen y juntos la llevamos a la práctica. Para Marcos es fundamental escuchar y ponerse en la piel de la persona retratada para que se sienta realmente ella misma.

Fuentes: marcosfotoleon.com